jueves, 8 de marzo de 2012

La escena del crimen y el criminal


Antes de continuar con los tipos de trastornos psicológicos, hoy en la sección de Psicología criminal os contamos algo también muy interesante: la relación entre la escena del crimen y el criminal. Aquí os dejamos un resumen:
Los criminales organizados y su escena
Que la escena de un crimen indique que hubo planificación, premeditación y un esfuerzo consciente por evitar ser identificado, dicho mucho del criminal al que se busca. Los criminales tienden a ser inteligentes, presentan una historia con bajos logros, con una educación y trabajos de tipo esporádico. A menudo se encuentran casados y son socialmente aptos, pero que presentan una personalidad de tipo antisocial. Las víctimas acostumbran a ser escogidas según conveniencia y el cadáver se intenta ocultar, o incluso se desmiembra para evitar la identificación —este último caso acostumbra a ser de criminales con conocimientos forenses—.
Estos criminales organizados normalmente personalizan a la víctima, controlan la conversación y demandan la sumisión de la víctima. Además, la personalidad organizada del criminal se refleja en su estilo de vida, en forma de mantener la casa, el coche y la imagen personal. Estos sujetos acostumbran a volver a la escena del crimen. Sabemos que nos encontramos ante un criminal organizado si detectamos: escena del crimen controlada, recogida del arma, pocas pruebas criminológicas y forenses, actos agresivos innecesarios y desplazamiento del cuerpo.
Los criminales desorganizados y su escena
Esta escena nos indica acciones que han sido espontáneas y que el crimen fue cometido de manera impulsiva. La víctima se escoge al azar y la escena del crimen suele ser el mismo lugar en el que se encuentra la víctima. A ello se debe el uso de objetos o armas encontradas en el lugar y la rapidez del acto criminal, lo que posibilita la presencia de pruebas criminológicas y forenses.
Se trata de sujetos de inteligencia baja, que posiblemente presenten alguna perturbación psiquiátrica y por ello pueden haber estado en contacto con centros de salud mental. Estos funcionan inadecuadamente a nivel social —escasas relaciones excepto con la familia, sexualmente incompetente o inexperto, etc. —. El ataque suele ser brutal y puede ser que la cara de la víctima sea fuertemente golpeada en un intento de deshumanizarla, o que haya sido sexualmente agredida, generalmente post-mortem, incluso con mutilación de la cara, genitales y senos. Estos sujetos pueden mover el cuerpo, pero en este caso será más para guardar el recuerdo que para ocultar la prueba. También presenta desorganización en el resto de actividades y el comportamiento post-crimen es muy relevante: en ocasiones retornan pronto a la escena, asisten a los funerales, guardan recortes de diarios con noticias, cambian de domicilio y de trabajo, etc.
Fuente: Psicología criminal 

2 comentarios:

David González Caballero dijo...

Molt interessant. El vostre blog el necessitaré per continuar la meva història!

http://novelainteractivaarcher.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

quiero organizar una escena de un crimen para una practica me puedes atudar

Publicar un comentario

Contacta con nosotras

huelladelcrimen@gmail.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes